Caja de la Vivienda Popular

 

 

ORFEO - Sistema de Gestión Documental

 

Bienvenido a la misional de Mejoramiento de Barrios Bienvenido a la misional de Mejoramiento de Vivienda Bienvenido a la misional de ReasentamientosBienvenido a la misional de Urbanizaciones y Titulación

 

Usted está aquí



En pocos días arranca intervención de 60 viviendas informales

Por: cvpadmin
Bogotá, 18 Noviembre 2021
En Bogotá existen 430 mil predios de origen informal que, en su gran mayoría, se han construido sin licencia y la gente los construye sin tener en consideración los requisitos técnicos tales como los estudios de sismo resistencia o de iluminación, porque no tienen para pagar ni una licencia ni una curaduría. Bajo esa lógica, en el Plan de Desarrollo nosotros establecimos un mecanismo para que la gente pudiera legalizar sus viviendas de origen informal pero técnicamente.

Tras un largo camino de trámites para que la Caja de Vivienda Popular (CVP) pudiera adquirir el rol de curaduría y quedara con la potestad de reconocer a las viviendas informales en Bogotá para así poderlas intervenir y mejorar, antes de que finalice este año comenzará la intervención de las primeras 60 en el barrio de Guacamayas (localidad de San Cristóbal).

De hecho, hace menos de 48 horas se le dio luz verde al primer contrato de obra por $2.452 millones, que finalmente comenzará la materialización del Plan Terrazas. El director general de la CVP, Juan Carlos López López, le explicó a EL NUEVO SIGLO cómo funciona, cómo ha avanzado este plan y cómo quedó contemplado en el Plan de Ordenamiento Territorial.

 

¿Qué es el Plan Terrazas?

"En Bogotá existen 430 mil predios de origen informal que, en su gran mayoría, se han construido sin licencia y la gente los construye sin tener en consideración los requisitos técnicos tales como los estudios de sismo resistencia o de iluminación, porque no tienen para pagar ni una licencia ni una curaduría. Bajo esa lógica, en el Plan de Desarrollo nosotros establecimos un mecanismo para que la gente pudiera legalizar sus viviendas de origen informal pero técnicamente. Y de ahí nos inventamos un modelo piloto para estos cuatro años, denominado Plan Terrazas".

 

¿Y exactamente cómo funciona este modelo piloto?

"A través de una curaduría pública y social, que es la Caja de Vivienda Popular, se expide una licencia en donde le decimos a la gente cómo construir técnicamente para que la norma sea dictada por la ingeniería y la arquitectura, pero entendiendo que lo que hay son viviendas que se construyeron de otra manera. A partir de ese acto de reconocimiento (algo así como una licencia de construcción), qué hacemos: intervenciones. Estas son intervenciones de reforzamiento estructural (que es que una vivienda tenga norma de sismo resistencia y construcción) y de construcción de una plancha, un baño, un par de habitaciones, la fachada y la cubierta de la casa. Eso es el Plan Terrazas".

 

¿Cuántas intervenciones tienen proyectadas para el cuatrienio?

"Tenemos la meta de hacer 1.250 intervenciones en 1.250 viviendas en los cuatro años de Gobierno. Quisiera aclarar algo: queremos hacer 1.250 intervenciones en este cuatrienio, pero la idea, y así lo dejamos consignado en el Plan de Ordenamiento Territorial que se está gestionando, es que a futuro el que quiera darle continuidad a este Plan pueda hacer miles de viviendas, miles de planchas y miles de casas adicionales. El déficit de vivienda de los barrios más populares no lo cubre la oferta formal. Y no lo hace porque el mercado formal sea un enemigo de la ciudad, sino porque tiene otro modelo para construir edificios en suelos no urbanizados, etc. Pero alguien tiene que ocuparse de esta ciudad".

 

¿Y cuántas llevan?

"Este primer año lo vamos a cerrar con 240 resoluciones que saca la CVP a través de una función que se llama curaduría pública. En otras palabras, vamos a cerrar el año con 240 permisos ya para intervenir. Vamos a contratar las primeras 140 a través de una fiducia con la Secretaría de Hábitat, y el año entrante vamos a hacer 500. Esa es nuestra meta. Pero ojo, que este año comienza el acto de obra del primer paquete de 60 viviendas. Y este año también logramos, a partir de dos años de trabajo con el Ministerio de Vivienda, la Secretaría y la Alcaldía de Bogotá, sacar unos decretos que nos permiten adaptar la norma de diseño arquitectónico urbano a esas casas".

 

¿Ese contrato es el que le dará vía libre a esas primeras 60 intervenciones?

"Sí. Como lo permite la ley, los contratos de construcción se hacen a través de fiducias para que se puedan desarrollar procesos inmobiliarios con un constructor. Una fiducia (que ya está escogida), selecciona a un contratista, que es el que va a construir el primer paquete de 60. Luego habrá otro de 83 para Alfonso López con el mismo sistema, mediante el cual la fiducia selecciona por invitación pública abierta a los constructores que quieran hacerlo".

 

¿Esta es la primera vez que en Bogotá se hace algo así?

"Así es. Esta es la primera vez que esto se hace en Bogotá y que la ciudad reconoce que hay 430 mil predios de origen informal, es decir que a un cuarto de la ciudad por lo menos, el Estado tiene que darle una salida para que la gente construya de forma técnica".

 

¿Cómo seleccionan qué predios entrarán a ser intervenidos por medio de este plan?

"El Ministerio de Vivienda, en el decreto que nos sacó, nos puso un tope de 150 salarios mínimos vigentes como avalúo para que nosotros podamos hacer actos de reconocimiento allí y por consiguiente aplicar el Plan Terrazas. Nosotros no vamos a licenciar para hacer uso de este programa en viviendas de $300 millones o de tres o cuatro pisos en barrios populares. En estos barrios existen dos tipos de vivienda: las viviendas que son muy precarias, pero también está la vivienda que ya se ha consolidado. Si tú vas a barrios como Guacamayas o Altamira en San Cristóbal vas a encontrar casas perfectamente construidas de cuatro pisos y no tendría sentido social regalarles una plancha o estudios técnicos. Pero la gente más pobre no va a las curadurías porque una licencia les cuesta de 3 a 4 millones y esa es plata que no tienen. Este plan es para los más vulnerables".

 

¿En qué localidades más se ha implementado este programa?

"Las áreas las prioriza la Secretaría del Hábitat después de pasar entre 22 y 24 filtros que determinan cuáles son las casas más vulnerables o cuya jefatura es femenina, etc. Ellos nos mandaron un mapa y nosotros decidimos arrancar por Guacamayas en San Cristóbal. ¿Por qué? Porque nosotros allí tenemos un proyecto macro que es el cable aéreo de San Cristóbal y queremos hacer un modelo de cómo sería la intervención en barrios populares junto a obras del tamaño de este cable.

El segundo paquete irá para Alfonso López en la localidad de Usme, y se decidió así por la lejanía en la que se encuentra esta localidad. Queremos hacer un modelo de cómo sería un modelo de Plan Terrazas en una de las zonas más apartadas de la ciudad. Con posterioridad habrá Plan Terrazas en Ciudad Bolívar, porque este es un sistema que estamos dejando probado de cómo construir en todos los barrios.

No es lo mismo construir en una localidad como Rafael Uribe Uribe, en un barrio como Diana Turbay, porque la pendiente en la que tú construyes es mucho más inclinada y más difícil para construir, que en una localidad como Suba, que es plana. Este plan no es caprichoso y no obedece a lógicas políticas sino de pobreza extrema y de cómo construir ciudad".

Acceda a la Nota publicada en El Nuevo Siglo

Filtro de noticias