Caja de la Vivienda Popular

 

 

 

Bienvenido a la misional de Mejoramiento de BarriosBienvenido a la misional de Mejoramiento de Barrios Bienvenido a la misional de Mejoramiento de ViviendaBienvenido a la misional de Mejoramiento de ViviendaBienvenido a la misional de Reasentamientos Bienvenido a la misional de ReasentamientosBienvenido a la misional de Urbanizaciones y TitulaciónBienvenido a la misional de Urbanizaciones y Titulación

 

Usted está aquí



La historia de Edison Díaz y el sueño de tener una vivienda digna

Por: cvpadmin
Bogotá, 13 Mayo 2022
La familia Díaz es beneficiaria del Plan Terrazas en el barrio Guacamayas en la localidad de San Cristóbal

Su sueño se consolida gracias a la Alcaldía Mayor de Bogotá que incluyó a la familia Díaz en el Plan Terrazas, el cual busca brindar a familias de escasos recursos 1.200 techos seguros. “Vivo en el barrio Guacamayas de la localidad de San Cristóbal, al sur de Bogotá. Nuestro hogar está conformado por mi mamá, Gilma Díaz, mi hermano Marco Tulio y yo”, Edison Díaz.

“Nosotros somos desplazados, llegamos a esta ciudad hace muchos años con la esperanza de salir adelante y apoyarnos entre todos. Pasado el tiempo, mamá logró conseguir trabajo y era quien soportaba los gastos. En ese entonces nosotros estábamos pequeños y no podíamos trabajar. Siempre hemos estado unidos a pesar de las circunstancias y las bendiciones siempre llegan y Dios nunca nos ha dejado solos. Pasados los años, logramos aplicar a un subsidio del Gobierno para recibir un lote y sin pensarlo el sueño de tener una vivienda digna se empezó a materializar con mucho esfuerzo. Mi mamá y mi hermano mayor recibieron este pedacito de tierra y fueron ellos precisamente quienes comenzaron a meterle mano para ir levantando lo que hoy es nuestra casita”, expresó Díaz. 

“Cuando cumplí la mayoría de edad, ya podía empezar a trabajar y aportar mi grano de arena, mi mamá hoy tiene 75 años y después de una caída ella no pudo volver a caminar, por eso soy yo quien siempre está al servicio de ella; soy quien la baña, quien la atiende y quien le cocina para que no tenga que esforzarse más ya que mucho hizo por nosotros en la vida”, recalcó.

Edison Díaz, aun no sale de su asombro, y cuenta emocionado el día que funcionarios de la Caja de la Vivienda Popular tocaron a su puerta, 

“El año pasado, en un día como cualquiera me encontraba realizando los oficios, organizando todo como hasta hoy es costumbre y ese día antes de salir de casa a trabajar llegaron dos muchachas y un muchacho y nos preguntaron que, si queríamos ser parte del subsidio del Plan Terrazas, con el que se busca mejorar las condiciones de la vivienda con refuerzo estructural y hasta la plancha. Preguntamos que qué debíamos hacer, que cuáles eran los requisitos, pues pensábamos que nos tocaba pagar algo, pero solo nos pidieron los datos y como requisito la copia de las escrituras de la casa, poco a poco se estaba completando el logro de tener una vivienda digna, no lo podíamos creer”.

 

“Nuestra casa estaba muy feíta”, expresa Edison. Era una casa encerrada en lata y sin bases, ni muros, nos acomodábamos como podíamos y lo del arriendo lo ahorramos para sobrevivir. Con el Plan Terrazas hoy podemos decir que tenemos una casa de verdad, pues donde antes habían latas hoy hay columnas fundidas en concreto, muros en bloque, una escalera y una plancha como alguna vez lo soñamos, una casa de verdad, donde el frío ya no golpea tan duro y donde decorar y poner un cuadro nos alegra la vida.

 

Díaz agradece a la Caja de la Vivienda Popular por su gestión y amabilidad durante el proceso, y desea que muchas familias de Bogotá se vean beneficiadas con este subsidio que, sin duda, cambia vidas como lo hizo con él y su familia. 

 

El Plan Terrazas era esa cereza que le hacía falta al pastel, un sueño construido y hecho realidad, mi mamá está muy feliz, ya podemos construir más arriba y esa entradita de dinero será la pensión de mi mamá. La vida, sin duda, nos cambió para bien, lo que un día parecía inalcanzable ya no lo es. 

Filtro de noticias